Christmas Mass Times 2023

Search
Close this search box.

Second Week of Lent

English_Lent_Jesus_Title

Thank you to everyone who participated in our Lenten Day last Saturday! It was a great day to learn relevant ways to make Lent a season of prayer, penance and works of mercy. Special thanks to our volunteers!

Speaking of Lent, how are those penances going? Opportunities to love!

I was reading last week about certain mortifications of the INTERNAL senses. We all know five senses – yes, I am omitting ‘common sense’ – which are external. How about the imagination, memory and intelligence?

Each internal sense is a gift from God as part of our rational soul. Imagination is the faculty of the soul wherein I have images in my mind. The goal of every good writer is to place images in our mind. Our very visual society can be a limitation to really using our imagination as the images are dictated to us. It can be a very good penance to mortify the imagination. Can I limit day dreaming? How about spending time imagining various past experiences – with or without actual facts? Sure, we can learn from the past. But, how about the present? Our Lord is offering me grace now to do my daily duty and/or work well.

Memory is the ability to remember persons, events and facts that we have experienced. It is very important in learning and living. It can also be challenging if I have endured wounds. Memories of my own sins can also be a temptation to discouragement, anxiety, fear and sadness. Mortification of the memory is good. It means I don’t live in the past. Provided I have received absolution for my sins, I live in the present when God is giving me grace.

Intelligence is our ability to think rationally. (Well, there are many directions we could go after that sentence!) Intelligence does not mean goodness. There have been plenty of geniuses who did really bad things – and still do! In addition to listening to the guidance of the Church, mortification of the intelligence can be very helpful in living the Christian life. We do so by applying our mind to the present duty or task at hand. How often can we get distracted from our vocational duties, work, prayer, etc?

Just some thoughts on other possibilities for Lent.

God bless,
FRVW


¡Gracias a todos los que participaron en nuestro Día de Preparación para Cuaresma el sábado pasado! Fue un gran día para aprender maneras relevantes para hacer que la temporada de Cuaresma sea de oración, penitencia, y obras de misericordia. ¡Especialmente gracias a nuestros voluntarios!

Hablando de Cuaresma, ¿cómo van esas prácticas? ¡Oportunidades para amar!

La semana pasada estaba leyendo acerca de ciertas mortificaciones de los sentidos INTERNOS. Todos conocemos los cinco sentidos – sí, estoy omitiendo el ‘sentido común’ – los cuales son externos… ¿Qué tal la imaginación, memoria e inteligencia?

Cada sentido interno es un don de Dios como parte de nuestra alma racional. La imaginación es la facultad del alma en donde tengo imágenes en mi mente. La meta de cada buen escritor es poner imágenes en nuestra mente. Nuestra muy visual sociedad, puede ser una limitación para usar realmente nuestra imaginación con las imágenes que se nos dictan. Mortificar la imaginación puede ser una buena penitencia. ¿Puedo limitar el ‘soñar despierto’? ¿Qué tal pasar tiempo imaginando varias experiencias pasadas – con o sin hechos reales? Seguro, podemos aprender del pasado. Pero, ¿qué tal el presente? Nuestro Señor me está ofreciendo gracias ahora para hacer mis tareas diarias y/o trabajar bien.

Memoria es la habilidad de recordar personas, eventos y hechos que hemos experimentado. Es muy importante para aprender y vivir. También puede ser complejo si hemos sufrido heridas. Las memorias de mis propios pecados también pueden ser tentación para el desaliento, ansiedad, miedo y tristeza. Mortificación de la memoria es bueno. Significa que no vivo en el pasado. Siempre y cuando yo haya recibido absolución por mis pecados, yo vio en el presente cuando Dios me está dando la gracia.

Inteligencia es nuestra habilidad para pensar racionalmente. (Bueno, ¡podemos ir en muchas direcciones después de esa oración!) La inteligencia no significa bondad. Ha habido muchos genios que hicieron cosas malas – ¡y todavía lo hacen! Además de escuchar la dirección de la Iglesia, la mortificación de la inteligencia puede ser muy útil para vivir una vida cristiana. Lo hacemos al aplicar nuestra mente al nuestro trabajo o tarea presente. Cuan a menudo me distraigo en mis tareas vocacionales, trabajo, oración, etc.

Solo unos pensamientos de otras posibilidades para la Cuaresma.

Dios los bendiga,
FRVW