Christmas Mass Times 2023

Search
Close this search box.

First Week in Advent – December 3, 2023

Advent-Repentance

Wouldn’t we all admit that Advent is a bit of a struggle.  Why?  Well, we’re trying to prepare for Christmas when, in many ways Christmas is celebrated up to December 25th.  It’s a balancing act of sorts for us, isn’t it?  As Catholics we prepare with Mary during Advent so as to celebrate Christmas from December 25th to Epiphany on January 6th.  And, how did the Blessed Mother prepare for the first Christmas?  We’d say she prepared in prayer, penance and almsgiving.

Advent is a time to deepen our relationship with Jesus through prayer.  The Blessed Virgin is quiet in Scripture for the latter six months of her pregnancy.  Undoubtedly, it is to our advantage to try to increase our quiet time for prayer.  How our Lady must have spent hours in silence contemplating and talking to her Son, the God-man, in her womb!  Mothers in the parish have an advantage in Advent as they have experienced having a little person grow within them.  They can identify with the Blessed Mother in her time of preparation.  Every one of us can spend quiet time with Jesus in the Blessed Sacrament in church.  Perhaps, we can attend Mass and receive Him in Holy Communion more often during Advent.  Or, we can pray and ponder the Joyful Mysteries of the Rosary each day this season.  Pope St. John Paul II used to say that in the Rosary we look at Jesus through the eyes of His Mother.  Maybe we can read a bit each day/night at dinner a short part of the Infancy Narrative in the Gospels of Luke and Matthew.  (Sure, you will have to shut off the TV!)

Advent is also a season of penance, similar to Lent.  The priests will wear purple vestments for Mass.  No Gloria will be said/sung at Mass.  As we prepare for the Christ Child’s Birth in a cold, filthy, poor stable, we strive to identify a bit with the inconveniences that He, His Mother and Foster Father endured.  It is good to give up a little something during Advent.  In a particular way, the sacrifices we make should enable us to do acts of love for others as Christ did for us by becoming one of us and being born in Bethlehem.  For example, I could limit the TV/computer/video games so as to be able to pray a bit more.  I could also use the time to write/call relatives; make little gifts for others; perform little acts of love for members of the family.  Finally, Advent is a season of penance wherein everyone of us should receive the sacrament of Penance/Confession so as to present our souls to Jesus as beautiful gifts on His Birthday.

I have mentioned the final way to prepare for Christmas – performing acts of love for others, i.e. almsgiving.  Christmastime is known for the generosity of individuals in giving gifts.  It is in imitation of God the Father Who gave us His Son in the wood of the manger so that He might hang on the wood of the Cross for us.  There are so many ways to give gifts/acts of love.  We may give physical things to others.  We may give financial contributions to various charitable organizations.  We may give spiritual bouquets – series of Masses, Rosaries, sacrifices, etc. offered for a specific person(s).  Children may strive to give gifts of obedience and chores done without Mom and Dad asking.  We may do acts of service for those in need in our family or in our neighborhood and school. If we strive to prepare this Advent for Christmas we will offer the Baby Jesus a great gift of a heart/soul decorated for Him.

God bless
FRVW

¿No podríamos todos admitir que la época de Adviento es un poquito una lucha? ¿Por qué? Bien, porque estamos tratando de prepararnos para la Navidad, cuando de todas formas la Navidad se celebra hasta el 25 de diciembre.  Para nosotros, es un acto de balance para ordenar las cosas ¿no es así?  Como católicos nos preparamos durante el Adviento, con María, para poder celebrar la Navidad desde el 25 de diciembre hasta la Epifanía el 6 de enero.  Y, ¿cómo se preparo la Santísima Madre para la primera Navidad? Nosotros decimos que se preparó en oración, penitencia y haciendo obras de caridad.

Adviento es tiempo para profundizar nuestra relación con Jesús a través de la oración.  En las Escrituras, la Santísima Virgen esta en silencio durante los últimos seis meses de su embarazo.  Sin lugar a dudas, es en nuestra ventaja el tratar de incrementar nuestro tiempo de oración en silencio.  ¡Como nuestra Señora debe de haber pasado horas en silencio contemplando y hablándole a su Hijo, el Dios – hombre en su vientre!  Las madres de la parroquia tienen una ventaja durante el tiempo de Adviento, mientras experimentan el tener a una personita creciendo dentro de ellas.  Ellas se pueden identificar con la Santísima Madre en su tiempo de preparación.  Cada uno de nosotros puede pasar tiempo en silencio frente al Santísimo Sacramento en la iglesia.  A lo mejor, podemos asistir a Misa y recibirlo en la Sagrada Comunión más frecuentemente durante el tiempo de Adviento.  O, podemos rezar y reflexionar los Misterios Gozosos del Rosario cada día de la temporada.  El Papa Juan Pablo II solía decir que en el Rosario vemos a Jesús a través de los ojos de Su Madre.  Tal vez podemos leer un poquito cada día/noche durante la cena un corto pasaje de la narrativa de la niñez en los Evangelios de Lucas y Mateo.  (Seguro, ¡van a tener que apagar la televisión!)

Adviento también es una época de penitencia, similar a la Cuaresma.  Los sacerdotes usarán vestimentas moradas para la Misa.  No se recitará/cantará el Gloria durante la Misa.  Mientras nos preparamos para el Nacimiento del Niño Cristo en un frío, sucio, y pobre establo, nos esforzamos por identificarnos un poquito con la inconveniencia que Él, Su Madre y su Padre adoptivo tuvieron que soportar.  Es bueno sacrificar algo durante el tiempo de Adviento.  De una forma particular, los sacrificios que hacemos nos deben permitir hacer actos de amor por otros como Cristo lo hizo al convertirse en uno de nosotros y naciendo en Belén.  Por ejemplo, yo puedo limitar la televisión/computadora/juegos de video para que me permita rezar un poquito más.  Yo puedo también escribir/llamar a familiares; hacer pequeños regalos para otros, realizar pequeños actos de amor por miembros de la familia.  Finalmente, el tiempo de Adviento es una temporada para hacer penitencia en donde todos deberíamos de recibir el sacramento de Penitencia/Confesión para que podamos presentar nuestras almas ante Jesús como un hermoso regalo en Su Cumpleaños

He mencionado la última forma de prepararnos para Navidad – realizando actos de amor por otros, por ejemplo haciendo obras de caridad.  El tiempo de Navidad es conocido por la generosidad de los individuos en obsequiar regalos.  Es en imitación a Dios Padre que nos dio a Su Hijo en la madera de un pesebre para que él se pudiera colgar en la madera de la Cruz por nosotros.  Hay muchas formas de dar regalos/actos de amor.  Podemos dar contribuciones financieras a varias organizaciones caritativas.  Podríamos dar bouquets espirituales – series de Misas, Rosarios, sacrificios, etc. ofrecidos por una persona (s) especifica.  Los niños deben de esforzarse por dar regalos de obediencia y  tareas en la casa sin que papá o mamá se los pida.  Podríamos realizar actos de servicio por aquellos que tienen necesidades en nuestra familia o en nuestro vecindario y escuela.

Si nos esforzamos en prepararnos este tiempo de Adviento, para Navidad le ofreceremos al Niño Jesús un gran regalo, el de un corazón/alma decorada para Él.

Dios los bendiga
FRVW